Cierto relajamiento de la tensión por lo que semanas atrás parecía un inminente Brexit sin acuerdo, y el fuerte incremento en el número de pasajeros hasta el mes de marzo, ha hecho que Aena se afloje el corsé en lo que corresponde a expectativas de tráfico.

El operador público de la red de aeropuertos ha revisado esta tarde al alza sus estimaciones para el presente ejercicio, pasando del 2% de incremento expresado en el plan estratégico a un nuevo objetivo del 3,7%. A esta previsible mejoría, con la que Aena volvería a fijar un nuevo récord de viajeros en sus terminales, hay que sumarle o restarle un 0,5% que la empresa se otorga como margen de error. En el escenario medio, la nómina de pasajeros en las terminales españolas se acercaría a los 275 millones en este 2019.

La compañía cerró el pasado ejercicio con 264 millones de pasajeros. Ya en 2019, el primer trimestre se ha saldado con 53 millones, lo que representa un aumento del 5,8%. Tras la junta de accionistas celebrada el 9 de abril, el presidente Maurici Lucena aseguró que la empresa precisaba tiempo para trasladar el buen arranque de ejercicio a unas estimaciones que se antojaban conservadoras para el conjunto de 2019. «Estamos cómodos con la estimación del 2%», dijo entonces el primer ejecutivo.

Ahora, explican fuentes oficiales de Aena, se conoce ya el comportamiento del tráfico en Semana Santa, han aumentado las reservas de asientos por parte de las aerolíneas para la temporada verano y sobrevuela la escena el citado aplazamiento del Brexit. El aire parece soplar a favor.

Hasta finales de marzo se temió que el día 29 se produjera una salida de Reino Unido de la UE sin acuerdo. La fecha se ha pospuesto hasta el 31 de octubre y en el caso del sector aéreo rige el entendimiento para que no se produzcan cambios en los acuerdos de aviación hasta el final del periodo de transición, el 31 de diciembre de 2020. Incluso se busca un pacto integral en materia aérea para las relaciones futuras entre Reino Unido y la UE que evite fronteras duras.

Con el viajero británico como principal cliente exterior de los aeropuertos españoles, el operador ha constatado que el interés de ese segmento por volar a España se recupera tras el enfriamiento registrado en 2018. Entre enero y marzo el volumen de viajeros con destino o procedencia de Reino Unido subió en torno al 4%.

Fuente: Cinco Días