El potencial turístico de España sigue atrayendo inversores. Uno de los últimos ha sido la australiana Camplify, una plataforma que pone en contacto a dueños de caravanas y personas interesadas en alquilarla. La firma, que nació hace tan solo cuatro años, arrancó el negocio en Austria, luego hizo una incursión en Reino Unido y Nueva Zelanda y ahora se ha decidido por España frente a otros destinos de la zona euro como Francia o Italia. “España atrae mucho turismo y al mismo tiempo estaba teniendo un crecimiento muy importante del número de propietarios de caravanas. Utilizamos herramientas de análisis de big data y descubrimos que el sitio donde se hacían más búsquedas para alquilar caravanas era España”, recalca Justin Hales, consejero delegado de Camplify para justificar esa decisión.

Las cifras oficiales refuerzan su tesis, ya que en la actualidad hay más de 50.000 autocaravanas, caravanas y matriculadas en España y el número de furgonetas camper ha crecido un 243% en el último ejercicio. En paralelo, las áreas habilitadas para este tipo de vehículos se han cuadruplicado en la última década hasta los 1183 campings. El objetivo es cerrar el segundo año con 1.700 vehículos. Para ello va a impulsar una inversión inicial de 1,2 millones de vehículos.

Y el principal incentivo con el que pretende crear una comunidad de propietarios es la estimación de ingresos que puede obtener un propietario por alquilar su caravana fuera de las seis semanas de verano, que es cuando tradicionalmente se utilizan. De los cuatro años que lleva trabajando en Australia y Reino Unido, Camplify calcula que los propietarios podrían obtener unos ingresos anuales que oscilarían entre 10.000 y 20.000 euros al año. “Los propietarios registrados en Australia y Reino Unido han ganado hasta la fecha 25 millones de euros”, asegura Hales. “La clave está que los propietarios se den cuenta de que algo que cuesta dinero puede convertirse en algo que le genera hasta 20.000 euros en ingresos con una media de 120 días de alquiler al año”.

El modelo de negocio es muy similar al de Airbnb. Camplify aporta la plataforma y la gestión de las reservas y transacciones entre propietarios y conductores y posteriormente cobra una comisión del 12%, en la que está incluido el seguro del vehículo. Hales señala que en apenas cuatro años se ha convertido en la mayor plataforma de alquiler de caravanas, autocaravanas y furgonetas camper.

Un estímulo para impulsar la España vaciada

Camplify ha firmado un acuerdo con la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España para fomentar un turismo comprometido, responsable y colaborativo en el que los viajeros puedan descubrir y disfrutar del patrimonio de España; y a la vez, contribuir a la economía local y al desarrollo de nuevas oportunidades en zonas rurales.

“Creemos que el turismo caravaning es un buen medio para descubrir esas zonas que se alejan de los paquetes y rutas turísticas. Ambos tenemos un objetivo común: un turismo comprometido, responsable y colaborativo en el que a los viajeros puedan descubrir y disfrutar de nuestro patrimonio; y que a la vez contribuya a la economía local y al desarrollo de nuevas oportunidades en zonas rurales”, apunta Francisco Mestre, presidente de la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España.

Fuente: Cinco Días