Muchos estadounidenses consideran el pago de impuestos como un mal necesario. Si quieren adorar a Satanás, el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés) ahora les entrega oficialmente una exención de impuestos para hacerlo.

El IRS otorgó el mismo estatus sin fines de lucro que se les da a las iglesias, sinagogas y mezquitas al Templo Satánico, una organización de Salem, Massachusetts, que se autodenomina como la primera iglesia de adoración del diablo de EE.UU. Ahora está protegido por las mismas leyes federales que rigen a las iglesias que operan como organizaciones benéficas.

En un comunicado esta semana en que anunciaba su nuevo estatus, el grupo se describió como «una organización religiosa no teísta dedicada a la práctica satánica y la promoción de los derechos satánicos». Establecida en la ciudad que albergó los juicios por brujería de Salem en el siglo XVII, la declaración agregó que el grupo «entiende a la figura satánica como un símbolo de la naturaleza inherente del hombre, representante de la rebelión eterna, la búsqueda esclarecida y la libertad personal en lugar de una deidad o ser sobrenatural».

Antes de la decisión, el IRS consideraba al grupo como una «organización religiosa», no como una iglesia de pleno derecho con un lugar de culto. Las iglesias generalmente están exentas de presentar declaraciones federales bajo el código tributario.

Un portavoz del IRS declinó hacer comentarios. Los datos públicos del IRS sobre organizaciones exentas de impuestos reflejan que el Templo Satánico tiene estatus de iglesia.

La medida se presenta cuando algunos republicanos y el vicepresidente de EE UU, Mike Pence, prometían revertir la Enmienda Johnson, una disposición del Código de Rentas Internas de 1954 que prohíbe que los grupos exentos de impuestos, incluidas las iglesias, respalden o se opongan a candidatos políticos o participen en actividades políticas.

Dicha solicitud no se ha incluido en una factura de fondos del IRS de 11.300 millones de dólares para el año fiscal 2020 estancada por las discusiones sobre el financiamiento para el muro fronterizo con México del presidente Donald Trump.

La administración de Trump criticó la concesión por parte del IRS del estatus de iglesia sin fines de lucro a la Iglesia de la Cienciología.

El año pasado, en Little Rock, Arkansas, el Templo Satánico colocó una estatua de la criatura con cabeza de cabra, Baphomet, en el capitolio del estado para expresar su apoyo a la eliminación de un monumento a los Diez Mandamientos.

«Conciencia humana»

Aun así, la misión del Templo parece tener ciertas tensiones religiosas dominantes. Los objetivos son «fomentar la benevolencia y la empatía entre todas las personas, rechazar la autoridad tiránica, promover el sentido común práctico y la justicia, y ser dirigidos por la conciencia humana para emprender acciones nobles guiadas por la voluntad individual», dice la declaración.

Lucien Greaves, un cofundador de la iglesia, dijo en la declaración que el esfuerzo del grupo para conseguir la exención de impuestos como iglesia se inspiró en las iniciativas para revocar la Enmienda Johnson.

«Como ’los religiosos’ están ganando terreno cada vez más como una clase privilegiada, debemos asegurarnos de que este privilegio esté disponible para todos, y que la superstición no gane derechos exclusivos sobre las religiones no teístas», dijo Greaves. Greaves, cuyo número de teléfono contiene un 6-6-6, no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Fuente: Cinco Días