Dia aleja de forma casi definitiva el fantasma del concurso de acreedores. La compañía ha atendido el vencimiento de los 306 millones en bonos que expiraban hoy. Para ello el primer accionista de Dia (el fondo Letterone, controlado por Mijail Fridman) ha culminado con la inyección de los 490 millones en forma de préstamo participativo que pactó con la banca.

Al tiempo que Dia ha repagado los bonos, Fridman ha suscrito la mayor parte de este préstamo participativo, 306 millones. Los 184 millones restantes ya los había ido inyectando en pequeños préstamos participativos mientras que el magnate ruso negociaba con los acreedores, según publicó CincoDías. Espera convertir esta deuda en acciones en la ampliación de capital por 600 millones que se ha comprometido a promover y asegurar, en principio para septiembre.

Además de este préstamo participativo, Letterone se ha comprometido con los bancos a suscribir otro crédito, por 200 millones y con un interés del 7%, que intentará colocar entre otros inversores. Las 10 entidades bancarias que se mantienen en el sindicato —Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Société Générale, BNP Paribas, Barclays, ING, Bank of Tokio Mitsubishi y Deutsche Bank— han limitado su exposición a los nuevos créditos a 80 millones de financiación a proveedores. Los hdge funds que le compraron la deuda a Commerzbank y JP Morgan se han mantenido al margen, por el momento.

Una vez repagada esta emisión —con la que Dia digirió la compra de la cadena El Árbol en 2014 por un euro—, la compañía cuenta con dos bonos más, cada uno por 300 millones. Uno vence en 2021 y el otro en 2023.

Fuente: Cinco Días