La asociación de afectados por Volkswagen, formada por 10 despachos de abogados que representan a 3.000 usuarios españoles que fueron perjudicados por el escándalo del dieselgate de VW, en el que la compañía trucó motores de gasóleo, ha informado este miércoles de que los usuarios que quieran adherirse a la demanda colectiva contra la empresa en Alemania tienen tiempo hasta el 30 de junio. La primera vista pública del juicio será el próximo 30 de septiembre.

Según ha explicado la propia asociación, la compañía podría tener que reembolsar a los demandantes españoles la totalidad del precio del vehículo adquirido u ofrecer en sustitución un modelo actualizado de similares características.

En Alemania la demanda aglutina ya a 450.000 afectados. La justicia de ese país ya obligó a la automovilística a pagar una sanción de 1.000 millones de euros. Volkswagen admitió entonces que “de acuerdo con los resultados obtenidos por el fiscal de Braunschweig, hubo causas concurrentes en un total de 10,7 millones de coches con motores diésel (…) vendidos a los clientes y colocados en el mercado con una función de software inadmisible en el período comprendido entre mediados de 2007 y 2015”.

Desde la agrupación de afectados por Volkswagen se han quejado de que las instituciones públicas españolas no hayan tomado medidas contra la automovilística. “Es injusto que una persona por entrar en días de restricción en Madrid con un coche de etiqueta B o C le pongan una multa, y una empresa que ha puesto en nuestras calles 700.000 vehículos contaminantes, no se le haya pedido ninguna responsabilidad”, ha dicho el presidente de la asociación, Antonio Heredero.

Fuente: Cinco Días