norwegian opa

Las acciones de la aerolínea Norwegian subieron un 13,8 % en la Bolsa de Oslo, al cierre de la sesión de este jueves, coincidiendo con los rumores de una opa sobre la compañía noruega, que apuntan al grupo IAG y a la alemana Lufthansa.

Los títulos de Norwegian cotizaban a 40 coronas noruegas (unos 4 euros), después de haber alcanzado picos durante la jornada de subidas de en torno al 25% de su valor, que en lo que va de año ha caído, no obstante, más de la mitad.

IAG -integrado por Iberia, Aer Lingus, Vueling y British Airways- compró en abril del año pasado una participación del 3,93%, con el propósito de iniciar conversaciones con la dirección de la aerolínea noruega para presentar una oferta íntegra. Norwegian aseguró al mes siguiente que había rechazado dos ofertas de compra de IAG porque consideraba que infravaloraban la compañía y sus perspectivas de futuro.

IAG descartó en enero la opa sobre Norwegian, y anunció que pondría a la venta su participación.

Más información

Analistas consultados por el digital económico noruego E24 dieron credibilidad a los rumores de una nueva opa de IAG, que Norwegian no ha querido comentar.

“Creo que IAG se ha lanzado de nuevo a la carrera. Ha visto que Norwegian está pasando de la fase de expansión a otra de rentabilidad”, declaró a ese medio el analista aeroespacial Hans Jorgen Elns.

Elns apuntó a que IAG quiere establecerse en Escandinavia, el mercado aéreo “más lucrativo” de Europa y en el que ese grupo no está bien posicionado.

Norwegian perdió 1.489 millones de coronas (155 millones de euros) netos en el primer trimestre, un balance marcado en parte por el coste de la crisis de los Boeing 737 MAX, que cifra de forma provisional en hasta 500 millones (52 millones de euros). La aerolínea noruega es una de las más afectadas por la prohibición de vuelo temporal de los Boeing 737 MAX, de la aeronáutica estadounidense, -de los que posee 18 unidades- decretada por las autoridades de varios países a causa del accidente mortal de una aeronave de ese modelo en Etiopía el pasado 10 de marzo y de otro en Indonesia, en octubre de 2018.

Norwegian señaló en su último balance que su prioridad es volver a beneficios a través de iniciativas como un programa extenso de reducción de costes -que ha permitido recortar 467 millones (49 millones de euros) en el primer trimestre-, una cartera de rutas optimizada y la venta de aviones.

La compañía escandinava ha compensado el déficit de capacidad causado por los 737 MAX aplazando la venta de aviones antiguos, alquilando aeronaves y aprovechando sus 787 Dreamliner en rutas muy solicitadas.

Fuente: Cinco Días