Fiat Chrysler (FCA) propone una fusión con Renault para aprovechar las oportunidades de crecimiento de las nuevas tecnologías (en especial conectividada, electrificación y coche autónomo) y el grupo francés confirma que estudia la operación. Tras varios días de rumores, Fiat ha enviado este lunes al regulador de mercado su plan para crear el tercer mayor grupo automovilístico del mundo con unas ventas conjuntas de 8,7 millones  de vehículos y fuerte presencia en mercados clave para ambos grupos. La propuesta, que ha trasladado al consejo de administración de Renault, implica crear una sociedad con sede en Holanda, controlada al 50% por cada uno de los grupos. El consejo de administración de Renault se reunirá en la mañana de este lunes para estudiar la propuesta, según una nota de la compañía francesa.

Antes de la operación, «para mitigar la disparidad de los valores de mercado», los accionistas de FCA recibirían un dividendo de 2.500 millones de euros, explica Fiat. A cierre del pasado viernes, Fiat Chrysler tenía una capitalización de 17.750 millones de euros y Renault, de 14.460 millones. La sociedad holding, según la propuesta, cotizaría en Milán, París y Nueva York. 

Con la operación, Fiat Chrysler estima que el grupo combinado podría cosechar sinergias de 5.000 millones de euros año, que se sumarían a los ahorros de costes ya existentes con la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. De ellas, Fiat estima que el 90% procederá de ahorros en compras (40%), eficiencias de I + D (30%) y las eficiencias de fabricación y herramientas (20%). Incluido es esos ahorros, se prevé la reducción del número de plataformas de vehículos en un 20% y de familais de motores en un 30%.

Teniendo en cuenta que la fusión supondrá costes adicionales de 3.000 o 4.000 millones, estima que el efecto se compensará en un año y que tendrá efecto positivo a partir del segundo año.

Ante la previsible reticencias de los trabajadores, Fiat puntualiza que esos beneficios no se basarán en el cierre de plantas, sino que se lograrán a través de una «inversión más eficiente en plataformas, arquitecturas, motores y tecnologías comunes». FCA, asegura, tiene un largo historial de combinación exitosa de empresas con «culturas dispares para crear equipos fuertes y organizaciones dedicadas un un solo propósito». Por ello, lejos de recortar empleo, la fusión creará «nevas oportunidades para los empleados de ambas empresas y para otros participantes (stakeholders) de referencia».

El planteamiento de la FCA se produce tras las conversaciones iniciales entre las dos compañías «para identificar los productos y las geografías donde podrían colaborar, particularmente a medida que desarrollan y comercializan nuevas tecnologías», explica Fiat. Estas conversaciones «dejaron en claro que una colaboración más amplia a través de una unión mejoraría sustancialmente la eficiencia del capital y el desarrollo de productos», añade. La propuesta que ha enviado al órgano de dirección de Renault se basa en la «necesidad de tomar decisiones audaces para capturar las oportunidades que surgen de la transformación de la industria del motor en áreas como la conectividad, la electrificación y el coche autónomo». 

Fiat estima que la combinación de ambos grupos crearía una empresa con cartera de marcas con amplia cobertura del mercado con presencia en todos los segmentos clave, desde marcas de lujo / premium, como Maserati y Alfa Romeo, hasta la marcas de bajo rango  como Dacia y Lada, e incluiría Fiat, Renault, Jeep y Ram, así como vehículos comerciales.

En cuanto al órgano de gobierno del nuevo grupo, estará compuesto inicialmente por 11 miembros, según la previsión de Fiat, de los que la mayoría será independiente y con igual representación de cuatro miembros por parte del grupo italiano y francés, y uno propuesto por Nissan. Además, no habrá derecho de voto doble, si bien habrá derechos reforzados de voto bajo un programa de voto leal. 

Fiat explica que, geográficamente, Renault tiene una fuerte presencia en Europa, Rusia, África y Oriente Medio, mientras que FCA está bien posicionada en los segmentos de alto margen en América del Norte y es líder en América Latina. FCA ha desarrollado tecnología en coche autónomo, a través de alianzas con Waymo, BMW y Aptiv, se complementa con la experiencia de Renault en tecnología de coche eléctrico. 

Fuente: Cinco Días