Mijail Fridman lanza un ultimátum para sacar adelante su opa sobre Dia: la situación de la empresa es insostenible. La incertidumbre financiera está afectando al negocio, las ventas se deterioran por momentos. Hay una amenaza real de disolución «a corto plazo»Y la solución solo pasa por la inyección de 500 millones de euros que ha prometido el inversor ruso si triunfa la oferta. Mientras los inversores mantienen su pulso para que Letterone [vehículo inversor de Fridman] aumente el precio de la oferta, la compañía ha hecho público un avance de los resultados del primer trimestre de 2019. El panorama es desolador: pérdidas abultadas, caída de ventas y una situación de causa de disolución que se acentúa, con un agujero en el capital de hasta 180 millones de euros.

El grupo revela que el patrimonio neto negativode la sociedad matriz ha aumentado hasta situarse en un rango de 170-180 millones de euros a 31 de marzo de 2019, frente a los 99 millones de euros a cierre de 2018 (hasta un 80% superior). El mensaje del accionista principal es claro: solo la ejecución de la ampliación de capital que aprobó la junta -y que está condicionada a que salga adelante la opa- puede salvar a la empresa del colapso. 

La estimación de los resultados en el primer trimestre (datos no auditados) arrojan pérdidas de entre 140 y 150 millones de euros, y unas ventas de entre 1.615 y 1.715 millones de euros, frente a los 1792,9 del primer trimestre de 2018.

Más información

La compañía considera que la incertidumbre sobre la situación financiera de la compañía se traduce en una «disminución en un 4,3% de las ventas comparables» (es decir, en tiendas abiertas más de 12 meses, sin tener en cuenta aperturas). La caída fue a más conforme avanzaba el trimestre: descenso de un 1,6% en enero, de un 3,2% en febrero y del 7,9% en marzo. «Esta tendencia a la baja», señala el informe, «se debe principalmente al impacto negativo que la incertidumbre sobre la situación financiera de la compañía ha tenido en nuestros proveedores».

Según la compañía, la situación empeoró a partir de febrero. Los vencimientos de la deuda a corto plazo, la incertidumbre sobre la junta de accionistas, los comentarios de las agencias de calificación el impacto mediático «hicieron que el mercado tuviera una percepción negativa de la compañía» que conllevó «el endurecimiento de las condiciones de los proveedores que comenzó a tener un impacto negativo en la cadena de suministro». Ello ha provocado «aumento sustancial de los niveles de rotura de stocks de nuestros almacenes y tiendas, que en última instancia se ha traducido en menores ventas». 

El equipo gestor lo fía todo por tanto a la opa. «A pesar de que esta situación alcanzó su punto máximo en marzo, y aún persiste en abril», señala la nota enviada a la CNMV, la combinación de «la ejecución con éxito de la oferta de LetterOne», junto a un «acuerdo entre LetterOne y las entidades financieras» y a la «la ejecución de la anunciada ampliación de capital» de 500 millones de euros «debería mejorar la estructura de capital de la sociedad y, por tanto, contribuir a mitigar la incertidumbre», señala el hecho relevante. 

Los acreedores de Dia prorrogan un mes el crédito sindicado para promover la ampliación

Dia ha señalado a la CNMV que ha firmado con sus acreedores una novación de sus líneas de financiación sindicadas cuyo importe asciende a un máximo de 912 millones. El plazo se ha extendido hasta 31 de mayo de 2019 «para acordar y promover una ampliación de capital social».

Fuente: Cinco Días