La eléctrica Iberdrola ha superado las mejores expectativas del mercado en sus resultados del primer trimestre. Ha presentado unos beneficios de 963,7 millones de euros, un 15% más que el año pasado, cuando las expectativas apuntaban a una mejora mucho más leve de las cuentas. La previsión más optimista era de 910 millones. En términos de Ebitda la empresa ha publicado un resultado bruto de explotación de 2.599 millones, también por encima de las previsiones y con alza del 11,9%.

La reacción del mercado ha sido muy positiva: la acción repunta en torno al 2% en los primeros compases de la negociación. Iberdrola ha elevado las previsiones de beneficio neto y dividendo para 2019 de en torno al 5% a entre el 5% y el 10%. Los analistas ya barajaban esta opción, y la acción había subido gracias a ello en las últimas semanas. La empresa comunicó ayer el dividendo de agosto, que será de 0,2 euros por acción y tendrá el formato de scrip dividend: el inversor podrá elegir entre recibir acciones de forma gratuita o recibir los 0,2 euros en efectivo.

La mejora de las perspectivas, explica la compalía, se basa «en el mayor peso de los activos regulados, el incremento de capacidad (que incrementará en un 13% la producción anual futura), los mayores niveles de eficiencia previstos, el mantenimiento de la fortaleza del balance y el programa de desinversiones de activos no estratégicos y participaciones minoritarias». El presidente, Ignacio Sánchez Galán, ha afirmado que “estos resultados, unidos a la evolución de nuestras diferentes iniciativas de crecimiento, reafirman nuestra positiva perspectiva para todo el año 2019”.

Iberdrola ha indicado en su presentación que Neoenergia ha convocado para el lunes junta de accionistas para aprobar la OPV, pero no ha dado más información al respecto. La división brasileña ha sido uno de los principales impulsores del mercado.

Por divisiones, el negocio de redes crece un 9,6% y supone algo más de la mitad del resultado de explotación, 1.318 millones de euros, si bien la aportación de España es de 436 millones. En el negocio doméstico el Ebitda crece el 2,7%, pero los ingresos caen el 0,4%. En Brasil crece el 31,5%, el Reino Unido el 5,6% y en Estados Unidos, el 8%. El negocio de renovables aporta 683,6 millones al Ebitda, un 13,3% más, con un aumento de las ventas del 5%.

El negocio de generación, por su parte, ha aportado 600,5 millones, un 19,2% más gracias sobre todo a la mejora en España y México. La generación en España eleva un 7,8% ingresos y hasta un 68% el Ebitda, a pesar de que la producción eléctrica se ha reducido en un 6,1% por la caída del 22,28% en la generación renovable. No obstante, ésta ha tenido que ser compensada con mayor producción nuclear y de gas, lo que ha tirado de los precios.

Las inversiones en el trimestre han sumado 1.200 millones de euros, la mayor parte en redes y renovables, con lo que la potencia de generación ha crecido en 331 megavatios. En el conjunto del año la empresa prevé aumentar un 13% su producción en 4.134 megavatios. Las inversiones han sumado en el trimestre 1.190 millones de euros, dato prácticamente idéntico al del año anterior.

Fuente: Cinco Días