El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha dicho que él hubiera puesto un “poquito más alta” la tasa del 5,58% de retribución a las redes eléctricas propuesta por Competencia, aunque las alegaciones de la compañía se centrarán en cuestiones técnicas y no si la tasa tiene que ser 5,58% o 6%.

Bogas, que ha participado este jueves en la jornada “Los retos del coche eléctrico”, organizada por El País, Cinco Días y la Cadena SER, ha explicado a los medios de comunicación que el que haya una retribución adecuada incentivaría el desarrollo de acciones para la electrificación, mientras que una retribución ajustada la retrasaría.

Respecto a la rebaja de la tasa de retribución al sector eléctrico, que pasará del 6,5% al 5,58% en el próximo periodo regulatorio de seis años, que comienza en 2020, ha dicho que él la hubiera puesto un “poquito más alta, pues hubiera animado más a la inversión”.

No obstante, ha señalado que las alegaciones que presentará Endesa a las propuestas de circulares de la CNMC tratan sobre cuestiones específicas, algún punto que creen que no se ha tratado correctamente, “pero más bien cuestiones técnicas, no si la tasa tiene que ser 5,58% ó 6%”.

Con relación a las declaraciones que este miércoles hacía el presidente de Red Eléctrica de España (REE), Jordi Sevilla, sobre que la propuesta de la CNMC puede poner en riesgo los objetivos de la transición energética, Bogas ha señalado que hace una reflexión interesante sobre cosas que pretendiendo rebajar costes, al final puedan hacer más costosa la electricidad.

Ha añadido que habría que hacer una revisión y compaginar más objetivos que puede tener el sector energético con la regulación, para lo que ha recordado existe una Comisión de Coordinación entre el Gobierno y el regulador, la CNMC.

Gobierno estable

Bogas ha pedido la conformación de un nuevo Gobierno para el país con el fin de que pueda trabajar “cuanto antes” en materia de electrificación, descarbonización y en todas las materias encaminadas a la consecución de los objetivos incluidos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

El consejero delegado de Endesa ha asegurado que su compañía ya ha dado “un paso hacia adelante” para animar a que los consumidores demanden vehículos eléctricos.

Se trata de un plan presentado recientemente por la eléctrica, que prevé que en 2023 exista un punto de recarga de vehículos eléctricos a una distancia máxima de 100 kilómetros entre cada uno de ellos en toda la red de carreteras del Estado.

Para Bogas, este tipo de medidas, unidas al desarrollo del PNIEC, son un “primer paso” para que siga evolucionando el desarrollo de la electrificación del parque automovilístico, para lo cual ve necesario la conformación de un Gobierno que dé respuesta a los tres retos que enfrenta el sector: la autonomía, los puntos de recarga y el precio del vehículo.

Asimismo, aunque ha admitido que con la actual situación es difícil que en un plazo de cuatro a seis años se pueda absorber la recarga de una gran cantidad de vehículos eléctricos (unos cinco millones) en una operación salida por vacaciones o puente desde Madrid –“si es en 2022 o en 2025, estamos pillados”, ha dicho–, sí cree que en 2030 será factible.

Esto será posible gracias a una vida más larga de las baterías y a una mayor capacidad de carga, a pesar de las “trabas administrativas”, como por ejemplo la que existe para la instalación de puntos de recarga en las comunidades de vecinos.

Fuente: Cinco Días