El paquete de medidas urgentes que el Consejo de Ministros aprobó el viernes para paliar los efectos de la quiebra del touroperador británico Thomas Cook sobre la industria turística español ha entrado este sábado en vigor. El real decreto-ley aparece publicado en el BOE e indica que la norma estará en ejecución el mismo día de su aparición en el boletín oficial.

 Este grupo empresarial británico, que empleaba a cerca de 22.000 trabajadores, “organizaba cada año, a través de su agencia de viajes mayorista y de sus aerolíneas, millones de viajes de turistas hacia los hoteles de las comunidades autónomas de Canarias e Illes Balears”, señala el BOE, así como otras partes de España, “que vendían cada año parte de su capacidad de alojamiento a dicho grupo”.

Más información

El Ejecutivo ha previsto una línea de financiación de 500 millones de euros para proyectos turísticos que se canalizarán a través del Fondo Financiero del Estado para la Competitividad Turística (Focit). Habrá otra línea de financiación de hasta 200 millones del ICO para atender las necesidades financieras de los afectados por los impagos dejados por el gigante británico.

Asimismo se incluyen ayudas de 23 millones para los destinos insulares (15 millones para Canarias y 8 para Baleares), con el fin de recuperar la pérdida de conectividad, consolidar la diversificación y
mejorar el destino. 

Se incluye además una ampliación temporal en las bonificaciones a contratos fijos discontinuos en esas dos comunidades, y apoyo a destinos turísticos inteligentes por valor de 1,48 millones de euros a través de la Sociedad de Gestión de Innovación y Tecnologías Turísticas (Segittur).

Fuente: Cinco Días