El BOE publicó ayer la circular normativa de la CNMC que establece una nueva metodología de peajes eléctricos que, aunque entra en vigor hoy, no se aplicará a los consumidores hasta 2021, cuando los peajes de ese año se elaboren con la nueva fórmula. La CNMC da de plazo hasta noviembre para que las empresas adapten sus equipos y porque, en paralelo a los peajes, es necesario aprobar la metodología de los llamados cargos (o costes no regulados de la parte fija de la factura, como los incentivos a las renovables o las anualidades de la deuda eléctrica) que es potestad del Ministerio para la Transición Ecológica.

Por tanto, a partir de noviembre, una vez aprobada la fórmula de asignación de dichos costes a los consumidores, la CNMC podrá elaborar los peajes de 2021. La circular (la número 11 de las 14 que el organismo ha tramitado desde el pasado verano) supondrá un profundo cambio respecto a la situación actual, ya que permite que los usuarios contraten una potencia superior a la que tienen de día entre las 12 de la noche y las ocho de la mañana para facilitar una recarga más rápida del coche eléctrico en esas horas sin tener que contratar otro punto de suministro.

Otra gran novedad es que los usuarios tendrán tres precios en otros tantos horarios: uno más caro en las horas punta (entre las 10 y 14 horas y entre las 18 y las 22 horas); otro menor en las horas llanas (de 8 a 10.00 de la mañana, de 14 a 18 horas y de 22 a 24 horas) y el más barato en las horas valle (de las 0.00 a las 8 horas).

Así, se incentiva el consumo en las horas donde la saturación de las redes es menor y se desincentiva en las de mayor demanda donde la probabilidad de saturación es superior. La norma, que fue sometida a consulta pública entre el 25 de julio y el 16 de septiembre y cuenta con el dictamen del Consejo de Estado y las alegaciones del ministerio, fija la metodología para determinar el cálculo anual de los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución de los consumidores y autoconsumidores.

Se trata de asignar los costes por dicho uso de las redes de una manera “objetiva, transparente, no discriminatoria y siguiendo criterios de eficiencia”, para lo que se tendrá en cuenta la demanda de cada nivel de tensión. Los consumidores en baja tensión con una potencia inferior a 15 kW (domésticos y pymes) tendrán un único peaje 2.0 T (se fusionan así los dos peajes actuales de menos de 10 kW y de entre 10 y 15) y todos tendrán discriminación horaria. Además, se introduce peaje para puntos de suministro dedicados en exclusividad a la recarga de vehículos eléctricos de acceso público.

La CNMC recuerda que estos cambios afectan a todos los usuarios (unos 29 millones), estén en el mercado libre o el regulado (PVPC) que pagarán la energía consumida (la otra parte de la factura) según el precio que hayan contratado con su comercializadora (caso del mercado libre) o la cotización del mercado mayorista (los que estén acogidos al PVPC).

A estos últimos se le aplicarán de forma automática los tres periodos horarios mientras que los liberalizados tendrán que estudiar la oferta de su compañía.

El Gobierno echa una mano a las pymes

Uno de los cambios más importantes que ha introducido finalmente la CNMC a la circular de metodología de las redes eléctricas respecto a la propuesta inicial del pasado verano, está relacionada con el porcentaje de asignación de costes por niveles de tensión.

En el primer texto se imputaba un 75% de dichos costes al término de potencia de los peajes y el 25%, al término de energía. Se exceptuaba de este reparto la tarifa 3.0 de las pymes, para la que el 100% iba al término de potencia. Una proporción que hubiese encarecido la factura de las pequeñas empresas y que Transición Ecológica rechazó. finalmente el reparto 75%-25% se aplicará a todos los usuarios en baja tensión de menos de 15 kW

MÁS INFORMACIÓN

Fuente: Cinco Días