Las subastas de espectro para la nueva telefonía móvil 5G en los distintos mercados del Viejo Continente van a obligar a las operadoras a hacer un amplio esfuerzo financiero. Una situación que va a provocar un aumento de la deuda. Según las estimaciones de la agencia Moody’s, el ratio de apalancamiento medio de las grandes telecos europeas se va a situar este año en 3,0 veces el Ebitda, frente a las 2,9 veces de 2018 y las 2,7 veces de 2017.

En este sentido, el sector de las telecos está pendiente de la evolución de la subasta de espectro 5G en Alemania, probablemente, la mayor del año en Europa. Al cierre de las sesiones del pasado viernes, las ofertas conjuntas de los participantes, Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica y 1&1 Drillisch superiores a 5.570 millones de euros.

En el caso del grupo español, las ofertas suman 1.141 millones de euros, por 1.845 millones de Deutsche Telekom, 1.496 millones de Vodafone y 1.088 millones de 1&1 Drillisch.

Las dudas se centran en saber cuándo concluirá la licitación. En los últimos días, las pujas se han ido ralentizando pero hasta que alguno de los participantes no decida retirarse y conformarse con el espectro adquirido, la subasta continuará. Las pujas se están centrando en las frecuencias de 3,6 GHz, de las que se están licitando 29 bloques. Cuando una compañía eleva la oferta sobre un bloque que lidera una de las competidoras, esta responde aumentando la oferta por otro bloque. En estas circunstancias, la subasta germana ha alcanzado las 250 rondas, desde su inicio el pasado 18 de marzo.

El temor de la industria es que se repita en Alemania una situación a la producida en Italia a final de 2018, cuando en la subasta se alcanzaron unos compromisos de gasto por parte de las telecos de 6.550 millones de euros.

La situación no queda ahí. Por delante, las operadoras europeas tienen un calendario intenso de licitaciones de frecuencias en numerosos países. Para 2019, además de Alemania, hay subastas de espectro previstas en Francia, Suiza, Grecia, Polonia, Suecia, Noruega y Rumanía. Reino Unido y España licitarán las frecuencias de 700 MHz a principios de 2020, al igual que Bélgica y Holanda, mientras que Austria y Bulgaria están pendientes de fijar las fechas definitivas (en cualquier caso, como muy tarde serán el año que viene).

Deuda actual

En los próximos días, las compañías van a examinarse de las cuentas del primer trimestre del año. Y el mercado está pendiente de la evolución de la deuda. Por compañías, Telefónica comunicó un ratio de deuda neta frente a Ebitda de 2,61 veces, tras el anuncio de la venta de las divisiones centroamericanas. Orange, por su parte, tenía un ratio de apalancamiento al cierre de 2018 de 1,93 veces el Ebitda, si bien tiene el objetivo de situarlo en el entorno de dos veces a medio plazo.

A su vez, Deutsche Telekom lo tenía en 2,4 veces a la conclusión de 2018 (2,3 veces en 2017). Vodafone, que está en pleno proceso de compra de las filiales de Liberty en el centro de Europa, tiene el objetivo de situar el ratio entre 2,5 y 3,0 veces el Ebitda.

En términos generales, las operadoras europeas van a tener que afrontar este año vencimientos de emisiones de bonos y otros préstamos por cerca de 30.000 millones de euros, en torno al 10% del total de la deuda viva. Para 2020 y 2021, las cifras son ligeramente inferiores.

Fuente: Cinco Días