La marca Volkswagen comercializó un total de 487.400 vehículos en todo el mundo el pasado mes de abril, lo que se traduce en un descenso del 6,2% en comparación con los 519.700 del mismo mes del año anterior, según datos publicados por la empresa.

En los cuatro primeros meses del ejercicio, la corporación contabilizó un volumen mundial de matriculaciones de 1,94 millones de unidades, un 4,9% menos respecto a los 2,04 millones de unidades entregados en el mismo período del año anterior.

El responsable de Ventas de la compañía, Jürgen Stackmann, ha remarcado que la compañía ofrece modelos «muy atractivos» en todos los mercados, muchos de los cuales están cayendo y atravesando una situación «difícil».

En concreto, ha detallado que su apuesta SUV en Norteamérica está dando sus frutos y ya ha tenido efectivos positivos en las cifras mensuales, mientras que China sigue siguiendo «un gran desafío» para la empresa y todo el resto de actores del mercado.

Por regiones, Volkswagen matriculó 150.300 unidades en Europa en abril, un 4,8% menos, y 595.900 unidades en lo que va de año, un 2,6% menos, mientras que en Norteamérica elevó un 3,9% sus entregas mensuales, con 48.000 unidades, pero las recortó un 0,2% desde enero, con 180.100 unidades.

Las ventas de la firma en Sudamérica se situaron en 38.900 unidades el pasado mes de abril, un 7,9% menos, y en 144.000 unidades en el acumulado, un 0,7% más, al tiempo que las entregas en Asia-Pacífico se situaron en 240.100 unidades el mes pasado, un 7,4% menos, y en 981.100 unidades desde que comenzara 2019, un 7,1% menos.

Fuente: Cinco Días