Los empresarios españoles sitúan a España en la cola de la Unión Europea (UE) en lo que respecta a la independencia judicial, según el Eurobarómetro publicado este viernes por la Comisión Europea que recoge la opinión de 6.800 personas dedicadas a los negocios en Europa. El 57% considera que la independencia judicial es “mala” o “muy mala”, por lo que ubican a España como el cuarto Estado entre los Veintiocho con peor percepción, solo delante de Croacia, Eslovaquia e Italia.

El 25% de los empresarios españoles afirman que es “muy mala” la situación del Poder Judicial en España, por encima de la media de la UE, que es del 14%. El 32% la considera “mala”, lo que lleva a España a ocupar el tercer lugar, junto a Italia, ambos 11 puntos porcentuales más que la media europea.

En lo que respecta a la percepción “buena” o “muy buena” sobre la independencia de la Justicia, el promedio de los Veintiocho se encuentra en el 51%. Dinamarca, con un 94%, Luxemburgo, con un 88% y Finlandia, con un 80%, lideran la lista. España, en este caso, se ubica en el séptimo puesto, pero empezando desde abajo. Solo un 36% de los encuestados define como “buena” o “muy buena” la situación.

En comparación con 2018, los Estados donde más desciende la confianza hacia el sistema judicial son Hungría, que pasa del 34% al 18%, y Portugal, que baja hasta el 32% en 2019 desde el 49% que registró el año pasado. En total, en once países se reduce la confianza y España es uno de ellos, con un descenso al 36% desde el 41% de 2018.

Razones

Las principales razones de la falta de independencia del Poder Judicial en la percepción de los empresarios de casi todos los países de la UE es la presión e interferencia de la política. España también se ubica en el tercer lugar debido a que un 48% cree que la falta de autonomía judicial se debe a la interferencia de los políticos o del Gobierno, solo superado por el 57% de Eslovaquia y el 67% de Croacia. La media de la UE es considerablemente inferior, ya que se encuentra en el 27%.

Más información

El segundo argumento que exponen los encuestados es la presión de los poderes económicos. El podio también se repite, con Croacia en el 66%, Eslovaquia en el 48% y España en el 45%. Más atrás aparecen Italia, con un 40%, y Letonia, con un 34%.

Percepción ciudadana

El conjunto de los ciudadanos españoles coinciden con los empresarios. El Eurobarómetro recoge que el 55% de los ciudadanos considera «mala» o «muy mala» la independencia judicial. De esta manera, España se sitúa en el cuarto lugar con la peor percepción después de Croacia (76%), Eslovaquia (60%) y Bulgaria (58%). 

En el polo opuesto, los países donde los ciudadanos confían más en la independencia judicial son Dinamarca (87%), Finlandia (83%) y Austria (82%).

Fuente: Cinco Días