Tubos Reunidos (TR) ha conseguido la adhesión de todos los bancos acreedores al plan de refinanciación de su deuda, que alcanza un volumen de 351 millones. El acuerdo final supone la ordenación del pago del pasivo en tres tramos. Uno de ellos, denominado A1 y por un importe de 84,6 millones, tiene un primer año de carencia y vencimiento en un lustro, con posibilidades de ampliación de este plazo. A un tipo de interés referenciado al euribor más un 3 %.

El tramo A2 hace referencia a un pasivo de 90 millones y con las mismas condiciones de plazo y de interés. Para parte del resto del pasivo se ofrece la posibilidad de la conversión de deuda en acciones de Tubos Reunidos en determinadas condiciones. El acuerdo con los bancos también contempla la posibilidad de emisiones de bonos por un total de 15,5 millones.

Con 125 años de trayectoria industrial, TR, que acumula varios ejercicios en pérdidas, intenta sortear su crisis en base a una cierta reactivación del mercado mundial de tubos sin soldadura, a pesar de los nuevos aranceles de Estados Unidos a las importaciones de estos productos. El presidente Donald Trump los ha gravado con una tasa adicional del 25 %. El grupo consigue en este mercado el 45 % de sus ventas totales.

Fuente: Cinco Días