Último día para alcanzar un acuerdo en las plantas de Nissan en Barcelona por los 600 puestos de trabajo que la compañía quiere recortar. Este lunes, los sindicatos y la dirección de la empresa tendrán una reunión que ha convocado la Generalitat de Cataluña, la última oportunidad antes de que, el martes, la firma japonesa presente un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 600 personas. “La oferta que han hecho hasta ahora es insuficiente”, dicen representantes de los trabajadores. Hace falta más “voluntad de diálogo” y de ”negociación” por parte de los sindicatos, indican desde Nissan.

La compañía ofreció una compensación para aquellos empleados que se acojan a la prejubilación, en la que se les mantendrá el 85% de su salario hasta que comiencen a cobrar la pensión. Hasta ahora, la empresa había ofertado un 80%, cuando los representantes de los trabajadores piden un 90%, que eran las condiciones que, aseguran los sindicatos, se han dado hasta ahora en las plantas de Zona Franca y Montcada. Por otro lado, la dirección de la factoría ofreció un aumento del 0,5% no consolidado a los trabajadores que se queden en la factoría para 2020 y 2021, además del 0,5% consolidado que ya había ofertado antes.

“El equipo directivo lamenta la posición inmovilista de la Representación Social y le ha solicitado que presente alternativas a las actuales para poder alcanzar un acuerdo antes del día 30, fecha prevista para la apertura del expediente de regulación de empleo”, dijeron desde la empresa el pasado jueves. Por su parte, los sindicatos, que buscan que sean bajas voluntarias, han convocado una manifestación para hoy a las 10 de la mañana en la calle Sepúlveda de Barcelona, en protesta por la situación de las plantas.

Esta situación comenzó el pasado 27 de marzo, cuando Gianluca De Ficchy, presidente de la automovilística en Europa, y José Vicente de los Mozos, responsable de fabricación de la alianza Renault-Nissan, anunciaron la intención de recortar 600 empleos en las plantas de Barcelona. Desde un principio, la dirección de la factoría aseguró que su intención era llevar a cabo esa reducción de plantilla a través de jubilaciones y bajas incentivadas.

Pero, el 12 de abril, Nissan anunció un preaviso de ERE, ante la falta de acuerdo. “Otro de los problemas son las prisas con las que la empresa quiere negociar, con un espacio de tiempo de apenas dos semanas”, dijo entonces Javier Turrillo, delegado sindical de CGT en Nissan.

La compañía considera vital hacer esta reducción de la masa laboral para conseguir hacer viable a largo plazo una planta que cerró el ejercicio fiscal 2018/2019 con una producción de 60.000 unidades, cuando la planta está preparada para fabricar 200.000 coches.

“Es necesario llevar a cabo este recorte cuanto antes para ser competitivos y que la matriz tenga en cuenta a Barcelona para la adjudicación de nuevos modelos en el futuro”, explicaron desde la compañía japonesa.

Fuente: Cinco Días